viernes, 20 de marzo de 2009

En silencio

Cuatro monjes decidieron caminar juntos en silencio durante un mes. El primer día, todo fue estupendamente; pero pasado el primer día, uno de los monjes dijo: “Estoy dudando si he cerrado la puerta de mi celda antes de salir del monasterio”.

Y dijo otro de ellos: “¡Estúpido! ¡Habíamos decidido guardar silencio durante un mes, y vienes tú a romperlo con esa tontería!”.

Entonces, dijo el tercero: “Y tú, ¿qué? ¡También tú acabas de romperlo!”.

Y el cuarto monje dijo: “¡A Dios gracias, yo soy el único que aún no ha hablado!”.

Cuento tomado del libro “La oración de la rana”, de Anthony de Mello.

1 comentario:

Sil dijo...

Basta violar la primera puerta...
Me encantó este cuento de efecto dominó.!!!
ABRAZOS ...