martes, 17 de marzo de 2009

Diógenes

El filósofo Diógenes estaba cenando lentejas cuando lo visitó el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a fuerza de adular al rey.
— Si aprendieras a ser sumiso con rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas — le dijo Aristipo.
— Si hubieras aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey — repuso Diógenes, y siguió comiendo.

Cuento de origen desconocido

1 comentario:

Sil dijo...

Me encantan !! Me río.- Aprendo.
Te felicito.
Pero...no sé si en el lugar, preferiría adular al rey o comer lentejas.mmmmmmm.....

Un gran abrazo.