martes, 10 de febrero de 2009

Sueños

Cuando Schmelke era sólo un jasidim del rabí Bunam, le contó a éste que su padre se le había aparecido en sueños, sugiriéndole que se convirtiera en rabí.
— Eso está muy bien — respondió rabí Bunam —. La próxima vez que lo veas pídele que también aparezca en los sueños de los jasidim, y les sugiera que se conviertan en tus discípulos.

Cuento de la tradición jasídica

1 comentario:

Sil dijo...

Muy sabio el consejo del rabí, ojalá pudiéramos manipular todos nuestros sueños !!!!

Me has hecho reír y aprender.

Un saludo.