lunes, 2 de febrero de 2009

La piel de tigre

Cierta vez, un cordero se vistió con la piel de un tigre. Mientras se pavoneaba orgulloso, balaba alegremente frente a la hierba tierna.

De pronto, divisó a lo lejos a un lobo que venía y empezó a temblar como una hoja. Había olvidado que se encontraba bajo la piel de un tigre

Cuento de origen desconocido

1 comentario:

Sil dijo...

Uy!!! me has dado de nuevo en el blanco. Yo me pongo coraza para que nadie sepa que sufro, y a veces, olvido que la tengo, y la mojo con ríos de lágrimas.

La piel de tigre es puro disfraz.

Precioso y aleccionador.

Un saludo.