martes, 17 de febrero de 2009

¡Cerdo!

Un hombre viajaba tranquilamente en su coche. De pronto, al entrar en una curva peligrosa, otro coche salió de ésta dando volantazos y dirigiéndose hacia él de manera muy peligrosa. Al pasar a su lado, casi rozándolo, su conductor le gritó:
— ¡Cerdo¡

El primer hombre, indignado, le respondió con otro insulto y entró como pudo en la curva. Una vez que salió de ella, se encontró de repente con un enorme cerdo. No logró esquivarlo y lo golpeó, saliéndose de la carretera y quedando tirado en la cuneta.

Cuento de la tradición sufí

1 comentario:

Sil dijo...

Cuántas advertencias descartamos y luego terminamos tirados a la vera del camino !!!
Y luego, ya en la cuneta, es demasiado tarde para agradecer.

Como siempre, tu blog es maravilloso.
Un saludo.-