sábado, 29 de agosto de 2009

Disposición natural

— Padre — preguntó el hijo menor de Nasrudín —, ¿por qué hablas tan poco y escuchas tanto?
— Porque tengo dos oídos y solo una boca.

Cuento de la tradición sufí.

2 comentarios:

MÓNICA dijo...

Cuantos deberian imitar esto...
creo que el mundo entero.

Gustavo Ramírez dijo...

Que hermoso cuento, no lo conocía.