sábado, 18 de abril de 2009

La olla de codornices

Nasrudín salió de caza y logró atrapar media docena de codornices. Las metió en una olla, las cocinó con diversos condimentos, las cubrió con una tapa y salió a invitar a sus amigos a cenar.

Mientras él estaba afuera, alguien entró en su casa, se llevó las codornices cocinadas y dejó en su lugar otras vivas.

Un rato después, el mullah regresó con sus amigos y, orgulloso, levantó la tapa de la olla. Inmediatamente, las codornices levantaron vuelo y desaparecieron de su vista. Admirado, Nasrudín dijo:
— ¡Oh, mi Dios! Esto sí que es un milagro. ¡Querido Señor, yo sé que eres el único capaz de resucitar a los muertos! Pero, ¿puedo preguntarte qué hiciste con la manteca, la sal, la pimienta y todas las demás especias?

Cuento de la tradición sufí

1 comentario:

Sil dijo...

Siempre tenemos alguna pregunta más que hacer eh!!! Hasta cuando ocurren estos tipos de milagros.
BESOS GIGANTES.