jueves, 9 de abril de 2009

El tonto y las monedas

Cierta vez, en una aldea, un grupo de personas se divertían con el tonto del pueblo. Diariamente lo llamaban al bar donde se reunían y le ofrecían elegir entre dos monedas, una grande de cinco centavos y otra pequeña, de cincuenta centavos. Él siempre escogía la mayor y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos.

Un día, alguien que observaba al grupo lo llamó aparte y le preguntó si todavía no se había dado cuenta de que la moneda mayor valía menos.
— Ya lo sé — respondió —, no soy tan bobo. Esta vale diez veces menos, pero el día que elija la otra, el juego se acaba y ya no voy a ganar más monedas...

Cuento de origen descoocido

2 comentarios:

CBS dijo...

¡Qué lástima que estemos rodeados por tantos "listos-tontos" que traten de reirse de algunos que ellos creen que son tontos!
¡Qué intersante cuento! Da mucho que pensar.
Gracias, Graciela, por compartirlo.
Un abrazo desde Salamanca.
Carlos

Sil dijo...

Genial el cuento de hoy.
Subestimar es el más terrible de los errores.

BESOS Y FELICITACIONES
ESTE BLOG ES MI DEBILIDAD.