viernes, 26 de junio de 2009

La campana

Un nuevo estudiante se aproximó al maestro zen y le preguntó cómo podía prepararse para su aprendizaje.
— Piensa que soy una campana — replicó el maestro —. Dame un golpe suave y tendrás un pequeño sonido. Golpéame fuerte y recibirás un repique sonoro.

Cuento de la tradición budista zen.

1 comentario:

MÓNICA dijo...

Sabes a este no lo entendi,o lo entendí y no lo comparto..
si sos agresivo o fuerte puedes conseguir algo grande, si sos tibio conseguiras algo pequeñito...

y ahí voy muerta porque yo de agresiva ni un pelo y ni en mil vidas jajaj creo que con suavidad y paz se pueden logran cosas y crear mucho mas cambios que de otra manera... aunque pensandolo bien tb puede ser que las cosas deben hacerse con intensidad y se logran resultados intensos... bueno seguro me quedare con esa ultima interpretación. besos