viernes, 23 de enero de 2009

La propina

Cuentan que, cierta vez, el mulá Nasrudín asistió a una casa de baños pobremente vestido y lo trataron mal. Al salir, dejó una moneda de oro de propina.

A la semana siguiente, fue ricamente vestido y se desvivieron para atenderlo. En el momento de salir, dejó una moneda de cobre, diciendo:
— Esta es la propina por el trato de la semana pasada y la de la semana pasada, por el trato de hoy.

Cuento de la tradición sufí

1 comentario:

Sil dijo...

Maravillosa lección para quiénes lo maltrataron y lo bientrataron.
(Si me permitís inventar un vocablo a esta hora de la madrugada)

Un saludo.