jueves, 22 de enero de 2009

El estudio del espíritu

Un monje que llevaba cierto tiempo junto a su maestro, le dijo un día:
— Desde que estoy aquí, no he recibido la menor enseñanza acerca del estudio del espíritu.
— Desde que estás aquí no he cesado de enseñarte cómo se estudia el espíritu — respondió el maestro.
— ¿De qué modo?
— Cuando me trajiste una taza de té, ¿acaso no la acepté?; cuando me serviste la comida, ¿acaso no la tomé?; cuando te inclinaste ante mí; ¿acaso no te devolví el saludo? Entonces, ¿cuándo he descuidado tu enseñanza? Si deseas ver, mira directamente. Pero si intentas pensar acerca de tu enseñanza, fallas completamente — concluyó el maestro.

Cuento de la tradición budista zen

1 comentario:

Sil dijo...

El verdadero aprendizaje proviene de las cosas básicas, como moldear la mente de un niño.

Hermosa lección.

Un saludo.