martes, 13 de enero de 2009

El precio de aprender

Nasrudín decidió que podía beneficiarse aprendiendo algo nuevo y fue a visitar a un renombrado maestro de música:
— ¿Cuánto cobra usted para enseñarme a tocar la flauta? — le preguntó.
— Tres piezas de plata el primer mes; después una pieza de plata por mes — contestó el maestro.
— ¡Perfecto! — dijo Nasrudín —. Comenzaré en el segundo mes.

Cuento de la tradición sufí

1 comentario:

Sil dijo...

Dudo que haya hecho el trato, y seguramente, no aprendió a tocar la flauta, pero por lo menos intentó hacer un buen negocio.

Un beso.