lunes, 11 de mayo de 2009

Los dos brazaletes

Govinda, el gran predicador, leía las escrituras sentado en una roca cerca de un torrente cuando su rico discípulo Raghunath se inclinó ante él y depositó, como ofren­das, dos hermosos brazaletes de oro adornados con piedras preciosas.

Govinda levantó un brazalete y lo hizo girar entre sus dedos. De pronto, la joya resbaló de su mano, rodó por la roca y desapareció en los remolinos de la rápida corriente. Raghunath lanzó un grito y saltó al torrente. Buscó el brazale­te durante mucho tiempo, mientras Govinda leía las escrituras.

El día se apagaba cuando el discípulo, cansado y empapado, subió por la orilla.
— Si me pudieses indicar dónde ha caído — le dijo a su maes­tro —, seguro que podría encontrarlo.

Entonces, Govinda tomó el segundo brazalete y lo tiró a los remolinos del agua, mientras decía:
— ¡Ha caído allí!

Cuento de la tradición hindú

2 comentarios:

Sil dijo...

El maestro era medio jodido, convengamos, pero todo vale a la hora de dar una buena lección.
BESOS

Alejandro Ramírez dijo...

La historia es muy buena, salvo la parte en que leía las escrituras. La lección es muy interesante.