lunes, 1 de noviembre de 2010

Toma mi mano

Cierto día, Nasrudín vio a una multitud reunida en torno a un estanque. Un sacerdote con un turbante enorme en la cabeza había caído al agua y pedía ayuda para salir.

Las personas se inclinaban hacia él diciendo:
— ¡Danos tu mano, venerable señor! ¡Danos tu mano!

Pero el sacerdote no les prestaba ninguna atención y seguía chapoteando y pidiendo ayuda. Finalmente, Nasrudín dio un paso adelante.
— Dejen que me ocupe de esto —dijo. Luego, extendió su brazo hacia el hombre y le gritó: "¡Toma mi mano!".

El sacerdote se aferró a la mano del mullah, quien lo izó fuera del agua.

Más tarde la gente, sorprendida, le preguntó a Nasrudín cómo se las había arreglado para obtener la cooperación del hombre.
— Es muy sencillo —respondió el mullah—. Sabía que este miserable no le daría nada a nadie. Así que en vez de decirle" Dame tu mano”, le dije “Toma mi mano", y efectivamente lo hizo.

Cuento de la tradición sufí.

1 comentario:

Dr. Enrique E. Rodríguez Tosto dijo...

Graciela buscando este cuento que recuerdo así a grandes trazos para un ensayo que estoy escribiendo dí con tu blog. Esta es la versión que recuerdo: El hombre en cuestión huye lejos, cabalga toda la noche hasta que al amanecer llega a un pueblo donde vuelve a cruzarse con su muerte, en esa ocasión ella le dice: -Me extraño verte tan lejos de aquí donde yo debía esperarte hoy para que me acompañes.
¿Podrás ayudarme a encontrar el cuento?
Gracias